Dra. Mila Cahue

Bienvenidos a mi página web profesional

El amor: control, autocontrol o descontrol


Yo no quiero enamorarme, no quiero perder mi libertad, dicen algunos. A otros se les escucha decir: Me dejo llevar por los primeros momentos de pasión y es como si perdiera literalmente la cabeza. En esos momentos no tomo las decisiones adecuadas así que, paso de que me guste alguien, porque luego no me compensa el mal rato y el dolor que siento cuando tengo que dejar una relación.

Para muchos, el amor se trata, efectivamente, de una cuestión de control, y podríamos decir que mal entendido. Existe un patrón en el que, quien lo tiene adquirido, cree haber adquirido el derecho a controlar a su pareja: llama a todas horas; pregunta continuamente dónde, cómo, a qué hora y con quién ha estado; se permite prohibir, directamente o utilizando el chantaje emocional (si no dejas de hacer esto, o si haces esto otro, es que no me quieres); utiliza la crítica o la queja para ir apartando a su pareja poco a poco de sus amistades, de sus aficiones, y hasta de su familia.  Su forma de querer consiste casi en anular a su pareja y, por lo tanto, no es extraño que, a quien le haya tocado vivir alguna relación con este tipo de personas, prefieran no repetir la experiencia. Pero es importante que, a su vez, recuerden: el controlador controla a quien se deja controlar. Es decir, probablemente la persona controlada, activa también su patrón o creencia de que, en nombre del amor, tiene que ceder ante todo lo que se le pida, y de esta manera, se juntan el hambre con las ganas de comer. Sugerencia: enamorarse sin anularse; ceder, pero hasta un límite; en definitiva, aprender algo de asertividad.

Para otros, ya hemos visto que el amor se relaciona más bien con una cuestión de descontrol. Se trataría de ceder ante el arrebato de los primeros momentos, donde se tiene licencia para llegar a la irracionalidad, para ver lo que uno quiere ver, y  no lo que tiene en realidad ante sí; se desbaratan las amistades, el tiempo y hasta el trabajo… Casi se podría decir que las sensaciones que experimentan estas personas tienen más que ver con lo que se llaman estados alterados de conciencia (y enganchan casi de la misma manera), que con la experiencia de un amor apasionado y saludable. Y ya que hemos mencionado la pasión: no hay que confundir ésta con el descontrol. Es cierto que es más fácil descontrolar en momentos apasionados, pero no necesariamente tiene que ser así. Nuestra sugerencia: hacer un historial de nuestras relaciones e identificar qué es lo que nos hace perder el control de esa manera: ¿un físico?¿un estilo?¿una actitud? Una vez detectado, aislarlo cuando alguien nos produzca ese sentimiento, y analizar antes si el resto de las cualidades de esa persona son las que realmente deseamos para vivir en una pareja emocionalmente satisfactoria.

Y llegamos, naturalmente, a la vivencia del amor desde el autocontrol. Muchos identifican este término con: rigidez, sosería, aburrimiento, falta de espontaneidad, hipocresía, desconfianza, etc. En realidad, el término autocontrol se refiere a: controlarse a uno mismo antes que controlar al otro. ¿Y qué es lo que hay que autocontrolar? Pues los propios celos, el mal carácter, la posesividad, la inseguridad, la baja autoestima, y en general todas esas conductas que significan una intromisión en la necesidad que tiene nuestra pareja de ser ella misma. El control se ejerce sobre los límites en los que la pasión pasa de ser un subidón a un sálvese quien pueda; en los que los celos dejan de ser una sensación lógica a una patología desagradable; en los que la ira, lejos de permitir expresar un malestar, se convierte en una agresividad injustificable, en un numerito absurdo, o en una pelea de patio de colegio.

Colaboración de Mila Cahue para MeeticAffinity.

Anuncios

Escribe tu dirección de correo electrónico para apuntarte gratis a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 1.827 seguidores

Bienvenidos a mi página web profesional

Map

Web of Science Core Collection: The Value of True Citation Indexing on the Path to Discovery

Museo Virtual de la Ciencia. CSIC

Efectos Ópticos

Efectos Ópticos

¿Te lo perdiste…? Léelo ahora: Qué hábitos de tu infancia debes de dejar atrás para que tu relación de pareja funcione

Primeros encuentros : lo que dicen nuestros gestos

SABER PONER A LAS EX PAREJAS EN EL LUGAR QUE LES CORRESPONDE

¿Dónde está el límite entre mi pareja y su familia?

EL AMOR: CONTROL, AUTOCONTROL O DESCONTROL

Ya te llamaré… si eso…

Potenciar lo mejor de uno mismo : La belleza es una cuestión de genética, pero tu aspecto físico depende de ti

Inteligencia Emocional. Lo importante NO es utilizar “todo” el cerebro, sino saber hacerlo “bien”

Mi CV Académico

Mi CV Profesional

Mis Libros

Mis Artículos en Prensa

Centro de Psicología Álava Reyes

Álava Reyes

Revista Clínica Contemporánea (COP Madrid)

Revista del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid

Método Thinking de Psiconutrición

Busca la mejor versión de ti mismo

Sigueme en FACEBOOK

Sígueme en LINKEDIN

Sígueme en TWITTER

Sígueme en Twitter

Video: ¿Prolongamos demasiado las relaciones insatisfactorias?

Video: ¿Por qué el engañado es el último en enterarse del engaño?

Video: ¿Y si no me llama?

Video: De qué hablar y de qué NO hablar… en la primera cita

Video: El arte de SABER HACER REGALOS

Video: Encontrar la pareja ideal… ¿ideal?

Video: Aprender a manejar el RECHAZO

Video: Elegir pareja ¿tiene que salir bien a la primera?

Video: Conocer las características de internet para buscar pareja

Video: Fases para formar una relación de pareja: Introducción

Video: Fase 1: Atracción

Video: Fase 2: Incertidumbre

Video: Fase 3: Exclusividad

Video: Fase 4: Intimidad

Video: Fase 5: Compromiso

A %d blogueros les gusta esto: