Dra. Mila Cahue

Bienvenidos a mi página web profesional

Cómo afrontar las rabietas de los niños. “Supernanny” en la Revista Clínica Contemporánea


En el presente número de la Revista Clínica Contemporánea hemos contado con la conocida Psicóloga Rocío Ramos-Paúl, más conocida para todos como “Supernanny”, que ha escrito un artículo “Sobre el tratamiento de los comportamientos disruptivos y las rabietas: Intervención en un caso clínico”.

Sé que muchos sois seguidores de esta psicóloga que está haciendo una labor realmente sobresaliente con su programa, y me consta que muchos son los padres que ponen en práctica las estrategias que ella propone para poder dar a los niños Supernannyunas pautas educativas correctas.

Os dejo con un fragmento del artículo y, al final, el enlace donde podréis leerlo completo:

Las rabietas forman parte del desarrollo evolutivo del niño y aparecen en torno a los 2 años y hasta los 4, bien es cierto que la práctica clínica hace pensar que últimamente esta etapa se adelanta y aparecen en torno al año y medio, alargándose hasta los 5. Las rabietas cobran sentido dentro del desarrollo del niño como forma de integrar la norma por un lado y expresión de ideas propias por otro. “Las investigaciones (Goodenough, F. L., 1931; MarcFarlane, J. W., 1954; Richman, N., 1982) más relevantes sobre las rabietas concluyen:

• Las rabietas ocurren con más frecuencia al final de la mañana, al final de la tarde y a la hora de irse a dormir, que por otra parte son momentos en los que los niños están más cansados y/o con hambre.

• La rabietas son frecuentes entre niños de 2-5 años, teniendo su punto más álgido entre los 2-3 para poco a poco volverse más cortas y suaves.

• El 70% de los niños con comportamiento difícil con 3 años, continuaban teniendo el mismo comportamiento un año después, si no se llevaba a cabo ninguna intervención.” (Ramos-Paúl y R. Torres, L., 2012, pág.137).

Las rabietas suelen ser motivo de consulta por lo desesperantes que resultan para los padres. La intervención va dirigida a la disminución de frecuencia, intensidad y duración de las conductas disruptivas que lleva a cabo el niño. Mostrándose la extinción como una de las técnicas más eficaces para abordarlas.

Para que se produzca una generalización del aprendizaje es necesario acompañar la intervención conductual de:

Intervención cognitiva dirigida a los padres que frecuentemente tiene que ver con ideas irracionales del tipo “ pobrecito, no soporto verle llorar”.

Intervención fisiológica dirigida a utilizar técnicas de relajación que aplicaran durante el tiempo de “no atención” de la conducta a extinguir.

Siendo las rabietas evolutivamente esperables en los 2-3 años, su frecuencia intensidad y duración las convertirán o no en conductas desadaptativas. Mucho más si generan conflictos importantes en las relaciones familiares y si el manejo de las operantes que hacen los padres no es adecuado.

Si bien es cierto que la mayoría de los padres refieren la desaparición de las rabietas en torno a los 3-4 años, también lo es que un mal manejo y control de éstas en la infancia, pueden desembocar con el tiempo en otros trastornos de conducta como: trastorno oposicionista desafiante o trastorno por conducta antisocial (DSM IV-TR).

Atender a la diferenciación, entre una actitud de desobediencia propia de la edad y del desarrollo evolutivo del niño, frente a la agresión como habilidad para la resolución de conflictos, que constituiría un problema para el desarrollo del niño, es clave para el análisis funcional del caso que nos ocupa y otros casos similares.

Un niño con dos años no sabe expresar lo que le pasa y cuando se enfada lo más probable es que lo manifieste tirándose al suelo y pataleando. Mientras que los niños de cuatro es habitual que pasen por rachas de desobediencia y de rebelión a la autoridad y entonces los enfados se manifiesten con gritos, insultos y patadas. Que sea normal en su desarrollo no quiere decir que desde casa no tengáis o podáis hacer nada”. (Ramos-Paúl, Torres, 2012, p. 145).

“Existen diversos modelos teóricos y explicativos de la desobediencia y la agresión, y todos coinciden en algo: una parte importante de la explicación de las conductas desadaptativas de los niños reside en la interacción de estos con los padres y con el medio. Por tanto, cuando hay que intervenir en este tipo de problemas, no solo se interviene con el niño, sino también y fundamentalmente con los padres”. (Larroy, 2012, p. 151).

La edad del niño es uno de los factores determinantes a la hora de elegir el tipo de intervención. En edades comprendidas entre los 2 y hasta más allá de los 7 hacer un programa de operantes entrenando a los padres en el uso y manejo de las mismas, se muestra eficaz para la disminución de conductas inadecuadas y la adquisición de otras más adaptativas que las sustituyan.

En concreto, las rabietas ven disminuida su duración, frecuencia e intensidad con la aplicación de la técnica de la extinción. Los padres suelen tener nociones generales de la técnica e intentan ponerla en práctica antes de acudir a un profesional, cometiendo errores que hacen la conducta más resistente al cambio. Paso a recoger información que defina esta técnica y describa su aplicación paso a paso.

El procedimiento de extinción consiste en suprimir el reforzamiento de una conducta previamente reforzada. Es decir, establecer las condiciones para que la persona no reciba reforzamiento tras la emisión de las conductas desadaptadas.” (Labrador, Cruzado y Muñoz, 1993, p. 502).

El objetivo de la extinción es la desaparición de una conducta desadaptativa que se verá sustituida por otra más adecuada. Hay que tener en cuenta las variables que mantienen la conducta a extinguir para modificarlas mediante la desaparición de los refuerzos que la han mantenido. En el caso de las rabietas la atención que los padres prestan, suele ser el reforzador que las mantiene, por lo que el proceso de intervención se vertebra con la acción de no atender este comportamiento. Por ejemplo, si el niño aumenta la intensidad del lloro tras escuchar el No del adulto y este le regaña o castiga por gritar, la conducta se ha reforzado de manera que el niño repetirá el lloro y probablemente aumentará su intensidad la próxima vez que escuche no.

El éxito de la intervención depende de la aplicación continuada de este método. Para facilitar la correcta aplicación se explica un protocolo de actuación que los padres deberán seguir siempre que aparezca la conducta problema y que se describe a continuación:

• Cada vez que aparece la rabieta: Ignorar este comportamiento y continuar haciendo lo que se estaba haciendo.

Decirle al niño cómo les hace sentir su comportamiento: “Me estoy enfadando mucho”.

• Anunciar la conducta alternativa que se espere lleve a cabo: “Cuando te tranquilices, te atiendo”.

Retirarse de la situación y esperar un tiempo (aproximadamente un minuto por año). Si el niño mantiene

su actitud, seguir con sus quehaceres o iniciar otra actividad sin atenderle (explicar que atender es hablarle,

quedarnos mirándole, cogerle en brazos, dar un grito…).

• Pasado este tiempo volver donde está el niño y decirle nuevamente qué se espera que haga: “cuando te tranquilices, te atiendo”.

Cuando se tranquilice, por mucho tiempo que haya estado llorando, hay que premiar la nueva conducta que será la alternativa “como me gusta que estés así, tranquilo, ahora podemos hablar”. Este es el momento del refuerzo. Por mucho que les enfade su comportamiento anterior, para que su esfuerzo sirva hay que olvidar el acontecimiento tan rápido como lo hacen los niños.

• Si durante la rabieta lleva a cabo más conductas desadaptativas: lanzar cosas al suelo, golpear el mobiliario, dar patadas o insultar, no se atenderán hasta que el niño se calme, nunca durante el enfado. Eso sí, primero irán los besos y la celebración por “lo que les gusta verlo así de tranquilo”. Aumenta la probabilidad de éxito en la aplicación de la extinción , emplear una sesión (previa al inicio del procedimiento) en explicar a los padres los factores que aumentan las posibilidades de éxito/fracaso y las dificultades con las que pueden encontrarse. Esto es:

Hay factores en la historia previa de aprendizaje que pueden convertir la conducta problema en más resistente al cambio:

Cuanto más tiempo lleve produciéndose, más difícil es su desaparición.

• Si cada vez que aparece la rabieta se refuerza el comportamiento, la disminución de su aparición e intensidad se complica.

• Si se han producido intentos de solución, en concreto si los padres han intentado mantener su criterio pero acaban cediendo a veces sí y otras no (refuerzo intermitente) la resistencia de la conducta problema se ve muy incrementada.

• Cuando no se ha reforzado o no se ha enseñado la conducta alternativa, más difícil es su instauración y por tanto se complica el proceso de sustitución de la desadaptativa. Los niños con rabietas reciben mucho refuerzo a las conductas desadaptativas: no grites, no llores, no insultes y muy poco a las adaptativas: que bien cuando estás así tranquilo, me gusta que pidas las cosas con ese tono de voz por lo que la aparición de estas últimas disminuye o incluso desaparece. Esto hace que, la incorporación en el repertorio de conductas del niño tarde más. Hay variables que controladas en la aplicación de la extinción aumentan la probabilidad de éxito.

• Advertir a los padres que en el inicio de aplicación de la técnica se incrementará la frecuencia, intensidad y variedad de los comportamientos disruptivos. Suelen aparecer conductas más agresivas de las utilizadas hasta ese momento y solo si se aplica la extinción hasta conseguir el objetivo propuesto es válida la intervención. A partir de este primer momento comienza la disminución de la frecuencia, intensidad y duración de la conducta problema. Una vez se decide intervenir con la técnica de la extinción han de ser constantes o se pueden producir los efectos contrarios, puesto que supondría reforzar de manera intermitente. El niño aprenderá que basta subir la intensidad de sus conductas disruptivas para ser atendido.

• Hacer aparecer el refuerzo siempre que aparezcan conductas alternativas y hacerlo combinado con la extinción la hace más eficaz. Si además la conducta alternativa es incompatible con la desadaptativa es más eficaz para conseguir el objetivo. Pedir lo que quiero tranquilo (alternativa a reforzar) es incompatible con exigir a gritos (a extinguir).

• Suele producirse la “recuperación espontánea de la conducta” extinguida, teniendo que volver a aplicar la técnica para su disminución/desaparición en la frecuencia de la conducta. La “recuperación espontánea” exige para su extinción de la aplicación exhaustiva del protocolo de actuación explicado en el punto anterior y su desaparición es mucho más rápida que en el inicio del proceso.

Cuando la conducta sea peligrosa para el niño (definir peligro con los padres) se retirará al niño de dicha situación, una vez desaparecido el peligro seguir aplicando el protocolo de actuación. Por ejemplo:

Los niños durante el tiempo de extinción pueden coger instrumentos punzantes retirárselos tranquilamente y ponerlos fuera de su alcance será suficiente para poder seguir aplicando el protocolo de actuación.

Para leer el caso práctico que presenta Rocío, y leer el artículo completo leer en el siguiente enlace:

http://www.copmadrid.org/webcopm/publicaciones/clinicacontemporanea/cc2012v3n3a4.pdf

rcc

Anuncios

¿Te lo perdiste…? Léelo ahora: Qué hábitos de tu infancia debes de dejar atrás para que tu relación de pareja funcione

Primeros encuentros : lo que dicen nuestros gestos

SABER PONER A LAS EX PAREJAS EN EL LUGAR QUE LES CORRESPONDE

¿Dónde está el límite entre mi pareja y su familia?

EL AMOR: CONTROL, AUTOCONTROL O DESCONTROL

Ya te llamaré… si eso…

Potenciar lo mejor de uno mismo : La belleza es una cuestión de genética, pero tu aspecto físico depende de ti

Inteligencia Emocional. Lo importante NO es utilizar “todo” el cerebro, sino saber hacerlo “bien”

Mi CV Académico

Mi CV Profesional

Mis Libros

Mis Artículos en Prensa

Centro de Psicología Álava Reyes

Álava Reyes

Revista Clínica Contemporánea (COP Madrid)

Revista del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid

Método Thinking de Psiconutrición

Busca la mejor versión de ti mismo

Sigueme en FACEBOOK

Sígueme en LINKEDIN

Sígueme en TWITTER

Sígueme en Twitter

Video: ¿Prolongamos demasiado las relaciones insatisfactorias?

Video: ¿Por qué el engañado es el último en enterarse del engaño?

Video: ¿Y si no me llama?

Video: De qué hablar y de qué NO hablar… en la primera cita

Video: El arte de SABER HACER REGALOS

Video: Encontrar la pareja ideal… ¿ideal?

Video: Aprender a manejar el RECHAZO

Video: Elegir pareja ¿tiene que salir bien a la primera?

Video: Conocer las características de internet para buscar pareja

Video: Fases para formar una relación de pareja: Introducción

Video: Fase 1: Atracción

Video: Fase 2: Incertidumbre

Video: Fase 3: Exclusividad

Video: Fase 4: Intimidad

Video: Fase 5: Compromiso

A %d blogueros les gusta esto: