Dra. Mila Cahue

Bienvenidos a mi página web profesional

Los mensajes de los besos


Me muero por sus labios, por su boca, por sus besos… Palabras dichas o sentidas en canciones, poemas, narraciones, lamentos o deseos. Pensar en el amor sin besos nos resulta casi inconcebible, y en la mayoría de los

casos suele ser el paso imprescindible para decidir si se sigue adelante en una relación. Cuando la experiencia del beso no resulta agradable, o simplemente no está a la altura de lo esperado, prácticamente en ese momento decidimos que hasta ahí llegó la historia, o al menos así debería de ser. Vamos a ver por qué.

Dada la importancia del aspecto físico para experimentar una relación afectiva de forma plena y satisfactoria, el beso es el primer testigo de lo que puede suponer la relación sexual/amorosa posterior.

Durante el beso se produce un intercambio de texturas, sabores, olores, sustancias químicas, y también de emociones y habilidades particulares. Los labios tienen la parte más fina de piel de todo el cuerpo humano, así como la mayor densidad de neuronas sensoriales que cualquier otra región corporal. En nuestro cerebro, el espacio dedicado a interpretar la información que llega de los labios es infinitamente mayor que la de otras partes de nuestra anatomía. Los labios y la lengua están preparados para interpretar señales nerviosas y químicas a través de la sensación táctil, que pueden producir, o no, cierta excitación sexual o vínculos emocionales. Algunas investigaciones apuntan a que los besos pueden incluso llegar a proporcionar información sobre compatibilidad genética; otras han analizado cómo el termómetro utilizado por muchas personas para determinar el estado de salud de su relación es la cantidad, intensidad, manera e incluso sensación (es decir, el mensaje de los neurotransmisores sobre si hay deseo sexual o si se trata simplemente de un acto mecánico) de los besos.

Todo esto nos lleva a la conclusión de que el acto de besar es fundamental en la elección de pareja. Además de los ajustes fisiológicos (olores, sabores, tacto, etc.) se producen los físicos (si dos cuerpos se complementan para darse satisfacción mutua), los emocionales (el grado de implicación y abandono necesarios para que el estado de relajación produzca el máximo placer, que a su vez tienen que ver con la confianza y la motivación), y los aprendizajes individuales (saber cuándo avanzar, cuándo dejar espacio, cuando subir o bajar la intensidad… todo ello necesita práctica y ganas de disfrutar en compañía).

La primera función de los labios tiene que ver con la alimentación, y la evolución nos ha hecho el favor de que el acto de la nutrición pueda convertirse también en una manera de expresar amor, afecto, cuidado, seguridad y cariño (sólo tenemos que recordar a las madres que alimentan a sus cachorros triturando la comida, o a las que, a la vez que amamantan a sus hijos les nutren con miradas, caricias y la paz de los afectos). A estas alturas, quizás no nos parezca ya extraño el mecanismo por el que sustituimos con tanta facilidad la falta de cariño por comida que satisfaga una carencia o deseo emocional.

Por el contrario, un beso agresivo, unidireccional, mecánico o desagradable, lleva señales más que suficientes para poner una luz roja al progreso de una relación. Cuando sentimos asco, miedo, rechazo, sumisión, o simplemente desagrado cuando una persona nos besa, si es que finalmente se lo permitimos, no solamente tenemos información física, sino que hay un auténtico aluvión de mensajes que nos indican claramente que, de ser posible, marquemos una distancia adecuada.

 Ante todo este poderío informativo, cuánto más sepamos de lo que hay en un beso, mejores decisiones podremos tomar respecto a nuestro futuro afectivo.

Colaboración de Mila Cahue para MeeticAffinity

Anuncios

Un comentario el “Los mensajes de los besos

  1. Pingback: Austen inspira a la ciencia: Los besos y el Problema Jane Austen | Hablando de Jane

Los comentarios están cerrados.

¿Te lo perdiste…? Léelo ahora: Qué hábitos de tu infancia debes de dejar atrás para que tu relación de pareja funcione

Primeros encuentros : lo que dicen nuestros gestos

SABER PONER A LAS EX PAREJAS EN EL LUGAR QUE LES CORRESPONDE

¿Dónde está el límite entre mi pareja y su familia?

EL AMOR: CONTROL, AUTOCONTROL O DESCONTROL

Ya te llamaré… si eso…

Potenciar lo mejor de uno mismo : La belleza es una cuestión de genética, pero tu aspecto físico depende de ti

Inteligencia Emocional. Lo importante NO es utilizar “todo” el cerebro, sino saber hacerlo “bien”

Mi CV Académico

Mi CV Profesional

Mis Libros

Mis Artículos en Prensa

Centro de Psicología Álava Reyes

Álava Reyes

Revista Clínica Contemporánea (COP Madrid)

Revista del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid

Método Thinking de Psiconutrición

Busca la mejor versión de ti mismo

Sigueme en FACEBOOK

Sígueme en LINKEDIN

Sígueme en TWITTER

Sígueme en Twitter

Video: ¿Prolongamos demasiado las relaciones insatisfactorias?

Video: ¿Por qué el engañado es el último en enterarse del engaño?

Video: ¿Y si no me llama?

Video: De qué hablar y de qué NO hablar… en la primera cita

Video: El arte de SABER HACER REGALOS

Video: Encontrar la pareja ideal… ¿ideal?

Video: Aprender a manejar el RECHAZO

Video: Elegir pareja ¿tiene que salir bien a la primera?

Video: Conocer las características de internet para buscar pareja

Video: Fases para formar una relación de pareja: Introducción

Video: Fase 1: Atracción

Video: Fase 2: Incertidumbre

Video: Fase 3: Exclusividad

Video: Fase 4: Intimidad

Video: Fase 5: Compromiso

A %d blogueros les gusta esto: