Dra. Mila Cahue

Bienvenidos a mi página web profesional

El éxito en el amor es más que una cuestión de suerte


“¡Qué suerte tiene fulanito/a!” se suele exclamar cuando vemos a alguien disfrutando de una relación, por fin,

elvasodemonica.blogspot.com

soñada, a su medida, y que le hace plenamente feliz.

¿Suerte? Efectivamente, para conseguir nuestros objetivos, del tipo que sean, es necesario que en algún momento nos toque con su varita mágica y haga que se consoliden nuestros proyectos y el fruto de nuestro trabajo. La cuestión aquí es ¿qué peso le damos a la suerte para hacer que nuestros sueños se hagan realidad? Para muchos, las cosas llegan solamente si aparece el factor azar, sin una intervención personal, por lo que se convierten en agentes pasivos de su vida: si las cosas no pasan, ellos pasan  de las cosas. Y la vida se convierte en una experiencia ajena, que se sufre, pero que no se diseña, que se vive como espectador en lugar de protagonista. Por eso no es extraño encontrar en lo más profundo de estas personas estados emocionales disruptivos como las depresiones, la melancolía, la frustración y el resentimiento, consecuencia de su pasividad vital.

Cuando alguien consigue algo valioso (p.e. en el caso que nos ocupa, una relación feliz, adecuada, soñada…) parece que hubiera una cierta resistencia a querer reconocer en el otro las horas dedicadas a conseguir sus objetivos; la valentía para levantarse una y otra vez después de una dificultad; la honestidad consigo mismo para reconocer los errores y la sabiduría para corregirlos; la capacidad de mantener la atención enfocada superando situaciones incómodas, sinsabores o situaciones adversas.

Este fue el caso de Beatriz, hoy felizmente casada con Esteban, a quien conoció en la red. Forman la pareja ideal, están enamorados como dos adolescentes aunque están en la cincuentena; se han quitado años de encima y tienen una vida

princesanaiara.blogspot.com

llena de proyectos e ilusiones. En alguna ocasión oyen decir a alguien que qué suerte han tenido. Beatriz sonríe levemente porque no tiene por qué contar fuera de su entorno privado los desengaños previos a su relación con Esteban; cómo tuvo que aprender a discernir el grano de la paja; los fines de semana que pasó llorando por decepciones que no entendía; las veces que se levantaba llena de ilusión y automotivación que acababan en decepciones estrepitosas. Pero de cada experiencia hizo su propia lectura personal, se tomó sus tiempos de descanso y de reflexión, aprendió sus lecciones individuales, y no perdió en ningún momento el objetivo que tenía: encontrar al hombre de su vida.

Su perseverancia fue digna de admiración, y cuando la suerte hizo acto de presencia, Beatriz y Esteban estaban preparados para encontrarse, para reconocerse, para cuidarse, y para darse recíprocamente lo mejor que llevaban cada uno para compartir.

Es cierto que la literatura y la ficción están llenas de casos que atribuyen a Cupido o al azar (recordemos el refrán español boda y mortaja, del cielo bajan) la llegada del amor, y todas estas historias van esculpiendo nuestro pensamiento, nuestra mente y, como consecuencia, nuestra vida.

Pero es importante que no le demos a este factor un peso excesivamente grande, ni siquiera de un 50%. Si contamos con su intervención en aproximadamente un 10%, y dejamos el 90% a nuestra actuación consciente, dirigida y hecha a nuestra medida, es mucho más probable que consigamos lo que pretendemos, que nos sintamos creadores de nuestras circunstancias y, por lo tanto, nos sintamos más satisfechos de todo lo que vamos consiguiendo.

Es mejor empezar a considerar el éxito no como algo que nos ocurre y no sabemos muy bien cómo, sino como la consecuencia de una actuación enfocada, dirigida, mimada y sostenida. Y es aplicable, también y sobre todo, a que encontremos el amor de nuestra vida.

Colaboración de Mila Cahue para MeeticAffinity

Anuncios

¿Te lo perdiste…? Léelo ahora: Qué hábitos de tu infancia debes de dejar atrás para que tu relación de pareja funcione

Primeros encuentros : lo que dicen nuestros gestos

SABER PONER A LAS EX PAREJAS EN EL LUGAR QUE LES CORRESPONDE

¿Dónde está el límite entre mi pareja y su familia?

EL AMOR: CONTROL, AUTOCONTROL O DESCONTROL

Ya te llamaré… si eso…

Potenciar lo mejor de uno mismo : La belleza es una cuestión de genética, pero tu aspecto físico depende de ti

Inteligencia Emocional. Lo importante NO es utilizar “todo” el cerebro, sino saber hacerlo “bien”

Mi CV Académico

Mi CV Profesional

Mis Libros

Mis Artículos en Prensa

Centro de Psicología Álava Reyes

Álava Reyes

Revista Clínica Contemporánea (COP Madrid)

Revista del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid

Método Thinking de Psiconutrición

Busca la mejor versión de ti mismo

Sigueme en FACEBOOK

Sígueme en LINKEDIN

Sígueme en TWITTER

Sígueme en Twitter

Video: ¿Prolongamos demasiado las relaciones insatisfactorias?

Video: ¿Por qué el engañado es el último en enterarse del engaño?

Video: ¿Y si no me llama?

Video: De qué hablar y de qué NO hablar… en la primera cita

Video: El arte de SABER HACER REGALOS

Video: Encontrar la pareja ideal… ¿ideal?

Video: Aprender a manejar el RECHAZO

Video: Elegir pareja ¿tiene que salir bien a la primera?

Video: Conocer las características de internet para buscar pareja

Video: Fases para formar una relación de pareja: Introducción

Video: Fase 1: Atracción

Video: Fase 2: Incertidumbre

Video: Fase 3: Exclusividad

Video: Fase 4: Intimidad

Video: Fase 5: Compromiso

A %d blogueros les gusta esto: