Dra. Mila Cahue

Bienvenidos a mi página web profesional

Ya te llamaré… si eso…


Bueno, pues ya has quedado con alguien, te ha gustado, habéis pasado una o varias veladas juntos agradables, y uno de los dos, o ambos, se despide con un “seguimos en contacto. Ya te llamaré”, y esa llamada no llega nunca. ¿Te identificas con esa situación en la que estás continuamente mirando a la pantalla del teléfono, te desesperas si la llamada que entra no es la que esperas, o incluso no te atreves a ir al cine o a silenciar el móvil por si acaso, justo en ese momento, vaya a llamar y, mira por dónde, no pudieras responder”? (lo cual sería, según este estado de ánimo, una auténtica tragedia). A algunos de vosotros os puede parecer una exageración, pero para los que os estáis sintiendo identificados con ella, quedaros tranquilos porque es algo que suele ocurrir con más frecuencia de la deseable.

El hecho de tener que renunciar a una persona que nos ha gustado en los encuentros que hayamos tenido resulta una experiencia un poco dolorosa, pues significa, por un lado, sentir cómo se nos escapa una posibilidad de estar con alguien a quien veíamos como un buen candidato o candidata. Pero si esto no es recíproco, no hay nada que hacer; por otro, se nos clava la espinita del rechazo, de no haber sido lo suficientemente buenos, de no haber sido capaces de haber despertado el interés en la otra persona. Ninguno de los dos supuestos anteriores tiene nada que ver con el otro. En ocasiones, si no recibimos esa llamada, empezamos a emitir juicios de valor e improperios sobre el otro, que nos permiten desahogarnos de la rabia que nos produce el no haber conseguido lo que deseábamos, pero que está torpemente manejado. ¿Por qué?

Porque cuando la otra persona nos ha dicho Ya te llamaré, y luego no lo hace, probablemente estaba buscando una forma de despedirse, de ser amable y de no dañar los sentimientos de nadie. De una manera poco hábil, probablemente empezó diciendo algo así como “bueno, me lo he pasado muy bien, je, je, pues  nada a ver si nos vemos en otra…(espacio en blanco en el que no se sabe muy bien cómo terminar esta despedida definitiva)… ya te llamaré”. E, incapaces de detectar todos los detalles previos que nos podían haber dado la pauta del interés del otro por nosotros, nos lo creemos y nos sentamos a esperar esa llamada. Como solemos darle más credibilidad a las palabras que a los hechos, empezamos a justificar esa no llamada, porque se le ha perdido el móvil, porque está muy ocupado, porque se le ha borrado el teléfono, etc, etc, etc. No me quiere llamar o No me va a volver a llamar suena demasiado duro como para que pueda digerirse sin un buen entrenamiento previo. Pero ¿qué es lo mejor que podemos hacer?

Podemos realizar un último intento de llamar si nos ha gustado especialmente la persona, por si acaso fuera verdad que se le perdió el teléfono o se quedó sin batería, pero si vemos que no hace demasiado ademán por volver a quedar con nosotros, entenderemos claramente el mensaje y nos abstendremos de llamar obsesivamente hasta que no le quede más remedio que ignorar nuestras llamadas (aunque en realidad es lo que habría querido desde el principio). Podemos echar unas lagrimitas, podemos sentirnos incluso algo frustrados por no haber conseguido algo preciado, podemos dedicarnos a experimentar nuestros propios sentimientos (que, por cierto, ya se pasarán, seguro), pero no echaremos por tierra nuestra dignidad ni nuestro sentido común activando conductas que puedan estar más cercanas de lo patológico que de lo saludablemente normal.

Es importante tener presente que el teléfono ha de ser un medio de comunicación rápido y eficaz, no un instrumento para acosar, intimidar, controlar o invadir el espacio de otras personas que ya nos están demostrando con su falta de interés que no quieren tener una relación con nosotros. ¿Para qué insistir?¿Para que nos den el trofeo al más cansino?¿Para obligar a alguien a sentir lo que no siente?¿Para hacer que alguien acceda por cansancio o equívoco a una relación que no desea?

El tiempo es corto, la vida sigue y hay mucha gente. Si alguien que te ha dicho Ya te llamaré no lo hace, no interpretes automáticamente que es una mala persona, quizás, muy al contrario, era la mejor manera o la más educada que ha encontrado para despedirse de ti. Dedícate a ocuparte en tus intereses, sal, pásatelo bien, sigue conociendo a gente, entretente y  responde a las llamadas de quién realmente quiera algo más interesante contigo.

 Colaboración de Mila Cahue para MeeticAffinity

Anuncios

Un comentario el “Ya te llamaré… si eso…

  1. Pingback: Video (MA): ¿Y si no me llama? | Mila Cahue Psicología

Los comentarios están cerrados.

¿Te lo perdiste…? Léelo ahora: Qué hábitos de tu infancia debes de dejar atrás para que tu relación de pareja funcione

Primeros encuentros : lo que dicen nuestros gestos

SABER PONER A LAS EX PAREJAS EN EL LUGAR QUE LES CORRESPONDE

¿Dónde está el límite entre mi pareja y su familia?

EL AMOR: CONTROL, AUTOCONTROL O DESCONTROL

Ya te llamaré… si eso…

Potenciar lo mejor de uno mismo : La belleza es una cuestión de genética, pero tu aspecto físico depende de ti

Inteligencia Emocional. Lo importante NO es utilizar “todo” el cerebro, sino saber hacerlo “bien”

Mi CV Académico

Mi CV Profesional

Mis Libros

Mis Artículos en Prensa

Centro de Psicología Álava Reyes

Álava Reyes

Revista Clínica Contemporánea (COP Madrid)

Revista del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid

Método Thinking de Psiconutrición

Busca la mejor versión de ti mismo

Sigueme en FACEBOOK

Sígueme en LINKEDIN

Sígueme en TWITTER

Sígueme en Twitter

Video: ¿Prolongamos demasiado las relaciones insatisfactorias?

Video: ¿Por qué el engañado es el último en enterarse del engaño?

Video: ¿Y si no me llama?

Video: De qué hablar y de qué NO hablar… en la primera cita

Video: El arte de SABER HACER REGALOS

Video: Encontrar la pareja ideal… ¿ideal?

Video: Aprender a manejar el RECHAZO

Video: Elegir pareja ¿tiene que salir bien a la primera?

Video: Conocer las características de internet para buscar pareja

Video: Fases para formar una relación de pareja: Introducción

Video: Fase 1: Atracción

Video: Fase 2: Incertidumbre

Video: Fase 3: Exclusividad

Video: Fase 4: Intimidad

Video: Fase 5: Compromiso

A %d blogueros les gusta esto: